cubrían a la mujer con heces de águila