19- Nunca hay una cama demasiado pequeña para un bóxer