El amor no puede ser una excusa para tolerar algunas actitudes lamentables.